Visión general

Los usuarios a menudo perciben un diseño estéticamente agradable como un diseño que es más útil.

Lo destacado

  1. Un diseño estéticamente agradable crea una respuesta positiva en el cerebro de las personas y les lleva a creer que el diseño en realidad funciona mejor.
  2. Las personas son más tolerantes con los problemas menores de usabilidad cuando el diseño de un producto o servicio es estéticamente agradable.
  3. Un diseño agradable a la vista puede enmascarar problemas de usabilidad y evitar que se descubran durante las pruebas de usabilidad.

Orígenes

El efecto de usabilidad estética se estudió por primera vez en el campo de la interacción humano-computadora en 1995. Los investigadores Masaaki Kurosu y Kaori Kashimura del Hitachi Design Center probaron 26 variaciones de la interfaz de usuario de un cajero automático y les pidieron a los 252 participantes del estudio que calificaran cada diseño según su facilidad de uso, así como el atractivo estético. Encontraron una correlación más fuerte entre las calificaciones de atractivo estético de los participantes y la facilidad de uso percibida que la correlación entre sus calificaciones de atractivo estético y la facilidad de uso real. Kurosu y Kashimura concluyeron que los usuarios están fuertemente influenciados por la estética de cualquier interfaz dada, incluso cuando intentan evaluar la funcionalidad subyacente del sistema.

Fuente

Otras lecturas

Descargar poster gratuito